Los alimentos inflamatorios y la deficiencia de testosterona en los hombres: ¿existe alguna vinculación?

Los alimentos inflamatorios y la deficiencia de testosterona en los hombres: ¿existe alguna vinculación?

Leigh-Anne Wooten MS, RDN, LDN, FAND, LSS BB

Dietista Registrada 

La palabra antiinflamatorio ha estado últimamente de moda, muchas de las investigaciones las han asociado a beneficios en la salud, a través de alimentos antiinflamatorios y, a la inversa, efectos negativos al comer constantemente alimentos proinflamatorios. ¿Una nueva área de investigación? Cuál sería el impacto de la comida en los niveles de testosterona en los hombres. Un estudio reciente publicado en el Journal of Urology encontró que:  al consumir una dieta proinflamatoria puede aumentar el riesgo de deficiencia de testosterona en los hombres.

 

¿Qué mostró exactamente este estudio?

Los investigadores analizaron los patrones de alimentación de más de 4.000 hombres estadounidenses. Las dietas de estos participantes se organizaron en tres grupos: aquellos que consumieron alimentos proinflamatorios en cantidades mínimas, en forma moderada o en altas cantidades. Los datos mostraron que los niveles totales de testosterona fueron significativamente más bajos en los participantes con un mayor consumo de alimentos proinflamatorios, lo que aumentó las probabilidades de deficiencia de testosterona en un 30%. Las probabilidades eran aún mayores en los hombres obesos, con casi un 60% de aumento. Debemos tener en cuenta que esta es un área de estudio muy nueva y, si bien existe una asociación muy clara entre estos datos, es necesario realizar más investigaciones para poder decir abiertamente que los alimentos proinflamatorios podrían ser una de las causas en la deficiencia de testosterona.

Dando un paso atrás ... ¿para qué sirve la testosterona y qué es la inflamación?

La testosterona es una hormona que se encuentra tanto en hombres como en mujeres, aunque las mujeres tienen cantidades mucho menores. Si bien se asocia más comúnmente con el deseo sexual y la fertilidad, también juega un papel importante en el estado del ánimo, el peso, la distribución de la grasa, la producción de glóbulos rojos, también en la estructura ósea y muscular tanto de hombres como de mujeres, entre otras cosas.

 

Al hablar de inflamación, puede ser un tanto bueno como malo. A veces es la forma de defensa natural que tiene nuestro cuerpo. Cuando el sistema inmunológico detecta algo extraño, como un virus, el polen de plantas o una sustancia química, se desencadena un proceso llamado inflamación, este le permite a nuestro cuerpo combatir al invasor. En otras situaciones, la inflamación simplemente continúa persistiendo, incluso hasta cuando no existe una amenaza real para el cuerpo y es entonces es cuando la inflamación puede ser dañina. Muchas de las enfermedades crónicas, como el cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes, la artritis y la depresión, se han asociado con la inflamación crónica.

 

¿Todos deberíamos seguir una dieta "antiinflamatoria"?

Sí y no ... Los estudios de alimentos que causan o que previenen la inflamación son ciertamente un área muy investigada en estos momentos. Lamentablemente hacer que las personas durante años coman de cierta forma, al mismo tiempo tomar en cuenta su genética y estilo de vida, hacen de que estas investigaciones sean muy difíciles de realizar.

Por lo tanto, es difícil decir con certeza que un determinado alimento puede causar inflamación o a su vez si causó una determinada enfermedad; o si puede prevenirla. Sin mencionar que los alimentos antiinflamatorios no superan los estilos de vida sedentarios, poco saludables o con cierta genética.

Lo que podemos decir es que los alimentos etiquetados como proinflamatorios (aquellos que son altos en: carbohidratos refinados, azúcares agregados, grasas saturadas, o bien bajos en: grasas insaturadas, fibra, antioxidantes y polifenoles) definitivamente están asociados a problemas crónicos de la salud. ¿Por qué? Todavía no estamos 100% seguros. También podemos decir que los alimentos etiquetados como antiinflamatorios tienen una gran cantidad de investigaciones que respaldan su impacto positivo en la salud y en la prevención de enfermedades. ¿Están provocando o previniendo la inflamación específicamente? Tal vez si o tal vez no…. ¿Realmente importa? Yo diría que no. Centrémonos mejor en llevar una dieta saludable.

 

Entonces,¿Qué debemos comer?

Los alimentos etiquetados como antiinflamatorios también tienen relación con los alimentos que

 etiquetamos como saludables: verduras, frutas, granos integrales, proteínas de origen vegetal (como frijoles y nueces), pescado graso y semillas ricas en ácidos grasos omega-3 vegetal (¡como la Chía!), hierbas frescas y especias. Todos están cargados de nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes que interactúan en el cuerpo para apoyar a la salud en el largo plazo. Aquí unos ejemplos:

  • Frutas y verduras: opta por la variedad y mucho color.
  • Granos integrales: incluye avena, arroz integral, pan integral, harina de chía, cebada y quinoa.
  • Porotos y frutos secos: ya que están llenos de fibra, proteínas y más.
  • Pescados grasos: ponlo en tu plato dos veces por semana para cargarte de grasas saludables omega-3.
  • Aceites de oliva, de chía, de palta y semillas de chía: puedes consumirlos todos los días para obtener sus omega-3 vegetal.

Llévate este mensaje para a tu casa

Si bien esta área de investigación (el impacto de los alimentos en la testosterona) aún es joven, no existe inconveniente en comer los alimentos anteriormente enumerados, hay una gran lista de razones para probar y agregar más de ellos a tu dieta.

¿Necesitas un poco de inspiración para empezar? ¡Prueba esto! Batido de palta y lima bajo en calorías y batido de zanahoria, jengibre y cúrcuma.


Suscríbete